Heiny Maldonado, Directora Ejecutiva de Fuerza Laboral, es una de las voces líderes de habla hispana en el movimiento laboral del estado de Rhode Island y una pieza clave para los esfuerzos de construir una cultura de organización más dinámica en el estado del Océano. Le pregunté a Autumn Quezada de Tavarez, profesora adjunta de historia y coordinadora de programa de estudios menores de América Latina y latinos en la Universidad de Roger Williams, que condujera una entrevista en español a la señora Maldonado y ella aceptó.

Traducción del español hecha por Access Consulting Services. --TEH


Autumn Quezada de Tavarez: Después de trasladarte a los EEUU, ¿cómo comenzaste a involucrarte en el activismo social?

Heiny Maldonado: Como te dije al principio este mundo empezó cuando yo comencé a trabajar de manera voluntaria en el comité de trabajadores unidos

Heiny: Cuando yo estaba trabajando voluntaria, lo hice por dos años y medio. Veinte horas, yo disfrutaba esas veinte horas. Era fabuloso estar allí. Hubo un cambio de directivo de este centro. Las personas que eran el directorio y el organizador tomaron trabajo en otros lugares. El que era investigador inmediatamente pasó a ser el director. Abrieron una nueva posición para un organizador. Nunca me cruzó en la mente aplicar para esta posición, porque yo consideraba que no estaba preparada.

Entonces el director como yo trabajaba allí, me tomó mi dirección, presentó a las personas del comité de selección. Presentó una aplicación y currículo mío y una carta. Realmente yo no sabía. Yo estaba tomando clases de ingles allí mismo en Progreso Latino. Entonces él se presentó a las clases donde yo estaba, entonces me dijo que mira que necesito que te presentes a una entrevista de trabajo. Y yo pregunté, “Entrevista de trabajo, como así?” El me dijo que sin mi consentimiento el presentó mis documentos porque creyó que yo era la persona para este trabajo porque tú has trabajado para nosotros. Entonces yo le digo, “Yo todavía no me siento preparada para eso.” Entonces yo le dije como me voy a presentar a esta entrevista con esta facha. El dijo, “No, no, eso no importa, eso es rápido. De todas maneras inténtalo.” Entonces yo fui a la entrevista y como yo conocía de lleno el trabajo de allí, entonces me dieron esa posición como organizador. Entonces yo dejé de trabajar en la factoría y vine para trabajar como organizadora.

Autumn: ¿Cuándo fue eso?

Heiny: 2003 más o menos fue en ese periodo

Entonces comencé de trabajar allí, pero lo que pasó con el tiempo el problema de las organizaciones es un problema de sostenibilidad. Se presentaron ciertos problemas económicos en la sede donde nosotras estábamos, entonces se necesitaba más recursos. Teníamos promesas de otros recursos pero no estaban de inmediato. Entonces me despidieron por falta de dinero y no podían pagarme para que yo colectara. Se cerró la organización por tener fondos en el tiempo indicado.

Entonces nosotros nos juntamos y pensamos porqué no abrir nuestro propio organización. Entonces varios líderes de la organización que también estaban preocupados de que este proyecto se perdiera, entonces decidimos abrir una organización que nos ayudó mucho que se llamó George Wiley Center. Esa organización nos sirvió de agente fiscal para que nosotros pudiéramos seguir formando. También nos abrió sus espacios para que nosotras pudiéramos hacer nuestros reuniones de membresía. Eso fue en el año 2006, principios del 2007. A mi me despidieron en el octubre del 2005, y en el 2006 se gestó la idea de porque nosotros no abrimos nuestro propio organización. No teníamos el espacio entonces nosotros con los líderes nuestros nos reunimos en la biblioteca. Cuando cambiaba el clima nos reuníamos en las parques.

La diócesis de Providence se enteró de la situación nuestra, de que se había cerrado la organización y nosotros seguíamos trabajando. El administrador de la diócesis el señor John Berry nos mandó a llamar y nos preguntó que eran los planes nuestros, que es lo estábamos haciendo. Entonces le dije que queríamos abrir una organización pero no teníamos el dinero para hacerlo. Que nos estábamos reuniéndonos en estos lugares El dijo ok, yo puedo darles un grant estatal de 15.000 dólares, en el año 2006. También nos ofrecieron el espacio. Ellos nos dieron un espacio a muy bajo costo aquí en el 398 Dexter. Ellos tenían este espacio muy bonito donde antes operaba la oficina de migración. La oficina migración la pasaron para Providence y este espacio estaba vacío. Nos dieron este espacio para que nosotros comenzáramos, nos brindaron el lugar a bajo costo para que nosotros comenzáramos a trabajar. Decidimos no trabajar con el nombre anterior entonces pusimos el nombre de Fuerza Laboral. Entonces Gregory Pehrson y mi persona fundamos la organización Fuerza Laboral.

Había que hacer un certificado de incorporación, entonces los líderes nuestros necesitábamos tener un presidente y vice-presidente. Formamos todo eso. Eso fue en el 2006. El lanzamiento de Fuerza Laboral fue el 6 de octubre del 2006. Pero nosotros veníamos operando desde el principio de año. Nosotros estábamos desde enero manteniendo nuestro membresía. En setiembre del 2006 nos formalizamos e hicimos el lanzamiento.

Autumn: ¿Cuál es la situación ahora que ya pasaron 10 años? Y ¿cuál es tu posición?

Heiny: Yo soy la directora co-fundadora. Inicialmente yo trabajaba como organizadora y mi compañero era el director. Nosotros siempre estamos. Yo pienso que uno es como una gran oreja de la comunidad porque uno lo que hace es escuchar que son los problemas que tiene la comunidad.

Entonces nosotros inicialmente los problemas que enfrenta nuestra comunidad actualmente, es el problema de robo de salario. Eso ha sido un programa bandera nuestro desde tiempo atrás porque es un problema bien fuerte en que los malos empleadores o los empleadores inescrupulosos le roban los salarios a nuestras comunidades. Ahora el problema del robo de salario no solo es un problema de las personas con bajos ingresos, sino es un problema a todo nivel.

Otro de los programas es el Comité del Trabajador Herido. Este es otro problema que enfrenta nuestra comunidad por la falta de seguridad en los lugares de trabajo. Las personas no tienen protecciones, no le dan entrenamientos, también la falta de comunicación. El idioma es un factor que incide. La gente no entiende muchas cosas.

También los empleadores deshonestos ponen a nuestra comunidad en situaciones de alto riesgo. No le dan los equipos necesarios, el entrenamiento necesario, entonces la gente se ve envuelta en un problema mucha mayor, que es tener un accidente en el lugar de trabajo. Y no solo de la parte física, sino también de la parte de exposición. Lo ponen a trabajar en lugares donde existe plomo y asbesto.

Entonces estas exposiciones son enfermedades silenciosas que se van produciendo en tu organismo. Cuando venga a saber que ya estás incapaz de continuar porque tu situación y salud está deteriorada, malograda. También nuestra comunidad enfrenta situaciones físicas donde se puede fracturar. Entonces la gente no entiende porque la gente no ve un problema físico que hay sangre, que me caí o algo por el estilo, no le presta atención.

Otro problema que existe es que ponen a la gente hacer trabajos muy repetitivos. En los trabajos repetitivos hay desgaste y la gente no conecta porque la gente se auto-medica porque necesita estar fuerte para el día siguiente. Pero si no relaciona eso con el trabajo que están haciendo, entonces nunca van a tener worker comp.

También el desconocimiento de nuestra comunidad en cuanto a sus derechos porque la gente asume y presume que este es un país que no se violan a los derechos. Eso es un gran sofisma. Pues aquí los derechos se violan a diario. Entonces otro problema que tenemos es la educación popular porque la gente debe saber cuales son sus derechos. Como se puede actuar para defender sus derechos, esa es otra de nuestras necesidades.

Lo que estamos haciendo es respondiendo a una necesidad.

Autumn: ¿Cómo conseguiste cambios en cuanto al problema de los obreros? ¿Tú traes abogados para hablar con ellos, cómo es eso?

Nosotros abrimos un espacio dos veces al mes que son las clínicas laborales o también si viene un grupo de trabajadores y dicen que quieren juntarse con nosotros porque tienen alguna situación. Entonces identificamos cual es el problema, quién es el blanco, quien está causando este problema, como acceder este blanco. Todo este detalle lo analizamos. Tenemos un proceso que le denominamos “el reloj de la acción directa” para poner las cosas en un orden determinado.

Entonces tenemos el grupo de personas afectadas, tenemos el problema que se está presentando. Las personas que viven la situación son las que tiene la respuesta. Entonces les decimos, “¿Que quieren lograr aquí?” La respuesta no le vamos a dar nosotros, son ellos los que quieren hacer. Entonces ellos dicen, “nosotros queremos esto.” Por eso te dijo que nosotros tenemos una gran oreja. Entonces hacemos un plan de acción. Para llegar allá que tenemos que hacer.

Nosotros en estos 10 años hemos establecido relaciones con sindicatos, con miembros de la comunidad, con otras organizaciones, con iglesias, para poder elevar este problema a un nivel mayor.

¿Entonces quién está ocasionado este problema, porque lo está ocasionando? Podemos también ver que este problema puede ser una mala política que están haciendo. Una mala práctica, por ejemplo, entonces eso hay que determinarlo desde el principio para nosotros poder determinar como vamos a hacer este cambio. Pero son ellos que tienen que hacer este cambio, no nosotros.

Cuando tú llevas a una persona a diferentes niveles, la gente va creciendo. La gente dice, “wow, eso lo pude hacer.” Yo lo hice junto con mis compañeros. Se crea como emociones de crecimiento de exaltación, son cosas bien interesantes. Hay una transformación, esa es la palabra correcta. Cuando llega aquí, es un individuo temeroso ahogado en problemas. Cuando logra un cambio, dice “wow, eso lo hicimos” y son más fuertes. Eso se llama empoderamiento. Que hemos empoderado a un grupo de personas. Que han creído en ellos mismo. Y han aprendido en este proceso.

Yo no aprendí a organizar en ninguna universidad. Te soy franca. Cuando llegué a este país no sabia que era organizar. Para mi organizar fue un aprendizaje de día a día de crecimiento con otras organizaciones que tienen estas pautas. Y uno lo que tiene es de ponerlas en práctica. Para mi todo es como un laboratorio. Toda acción todo es como nuevo. Todo es diferentes porque dos elementos son diferentes. Yo no fui a una universidad para decir que aprendí a organizar. Yo aprendí de otros líderes fuertes.

Mi inspiración, consultas, como hacer las cosas, como hacer un cambio efectivo, como no llevar a la gente a riesgo innecesario, porque toda acción que tú haces tiene una reacción. Y yo necesito que esa reacción no tenga una incidencia negativa en la gente. Que la gente sepa a lo que va. A mi no me gusta engañar a la gente por ganar algo propio. Para mi es preocupante porque exponemos a nuestras comunidades de alto riesgo y sin saber que pasa, que efectos negativos puede tener en la familia. Y ese efecto negativo puede ser contraproducente para esa familia.

Autumn: ¿Qué es lo que quieres que conozcan los trabajadores de Rhode Island en tu organización? no solamente los que hablan español porque tú normalmente trabajas con latinos, pero ¿Qué quieres que los trabajadores blancos conozcan de tu organización?

Heiny: Todo de lo que se está hablando en cuestión de sindicatos. Actualmente el crecimiento en la clase obrera es un gran crecimiento inmigrante. Para mi es importante que haya una apertura bien fuerte, que los sindicatos haya posiciones de gente que entienda nuestra cultura.

Que entiendan que el factor idioma es un factor importante, que sean bilingües, bilingües no solo de traducir sino de conocer cosas culturalmente. Porque por ejemplo podemos hablar el mismo idioma pero hay muchos factores que inciden en diferentes culturas aunque hablemos el mismo idioma. Por ejemplo, como piensan las personas de la República Dominicana, como piensan las personas Puertorriqueñas. Hay ciertos similitudes pero son diferentes. Como piensan las personas centroamericana. Hay culturas que son abiertas, hay culturas que son más cerradas. Ese candor como canalizar las diferencias, como ponernos al mismo nivel. Porque tenemos algo en común: queremos buenos beneficios, queremos que nuestro salario se respete.

Nosotros no estamos pidiendo que nos traten con caridad. Queremos que nos den la posición que nosotros merecemos. Que seamos respetados en el lugar de trabajo. Que tengamos el mismo valor que los demás, que no nos consideren unos esclavos.

Nosotros somos pro-sindicalistas 100%. Nosotros nos auto denominamos como una unión comunitaria. No somos unión, pero eso es el enfoque. Porque la única acción que existe en el ámbito laboral es a través de un sindicato.

Los trabajadores se sienten protegidos porque las personas pueden ejercer sus derechos sin tener consecuencias. Si tu no tienes sindicato, no puedes hacer una acción porque las leyes no son enforzadas.

Las leyes son un título, las leyes necesitan dientes, que hay una comunidad abierta, que hay una comunidad deseosas de incorporarse a los sindicatos porque hay que tener en cuenta que el capital del trabajador es su trabajo. Entonces que el capital sea un capital justo, no un capital de miseria como son los malos empleadores que no quieren pagar ni reconocer ningún beneficio, que quieren hacer utilidad, y la balance para eso es tener un sindicato.

Un empleador lo que hace para ellos mismos es hacer crecer a su compañía, comprar maquinaria, y darle miseria de salario y nosotros no queremos salarios de hambre. Nosotros queremos salarios que ayuden a que nuestras familias crezcan. Que tengan buenos colegios, buenas ropas, buenos alimentos. Porque para eso ellos está trabajando fuertemente. La gente quiere invertir en que sus hijos tengan buena educación. Que haya una integralidad en todo ámbito y que haya interés en organizar a las comunidades inmigrantes. Porque este es el futuro de esa nación.